EL SISTEMA NERVIOSO

                                                 


El sistema nervioso recoge información sobre el mundo exterior, y también sobre el estado del propio organismo, analiza y compara esta información, decide cuál es la respuesta adecuada en cada momento y la ejecuta, almacena la información para uso futuro, y planea la estrategia a largo plazo. El sistema nervioso está formado por células, como todo el resto del organismo. Sin embargo, existe una diferencia: en otros órganos cada célula realiza, en pequeño, la función del órgano, y la suma de las actividades de todas las células produce la actividad total del órgano. Por ejemplo cada célula muscular es capaz de contraerse, y la suma de todas las contracciones de todas las células es la que produce la contracción del músculo. En cambio, una célula nerviosa por sí sola no produce pensamiento o conducta, únicamente recibe y transmite señales eléctricas, y solo por la interconexión y coordinación de todas las neuronas se produce la actividad del sistema nervioso. Se dice por eso que la función del sistema nervioso es una propiedad emergente, es decir un fenómeno que no se podría predecir examinando el funcionamiento de cada uno de sus componentes por separado.
La función del sistema nervioso se puede reducir en esencia a la transmisión de señales, mediante la cual un estímulo produce una respuesta. Por ejemplo, cuando vemos un pastel apetitoso (el estímulo), los ojos envían señales al cerebro, y este envía señales a los músculos de las manos para cogerlo y llevárselo a la boca (la respuesta). En último extremo, todo el comportamiento humano podría reducirse a cadenas, más o menos complicadas de estímulos y respuestas.
Las células que forman el sistema nervioso, o neuronas, son células especializadas en recibir y enviar señales, y tienen múltiples prolongaciones por las que entran y salen estas señales

 Para mayor información hacer clic en el siguiente enlace:
http://es.calameo.com/read/0021409415a023f76afb7



ALZHEIMER
Para entender claramente que es la Enfermedad de Alzheimer (EA) comenzaremos definiendo demencia.
La demencia es un conjunto de alteraciones de las funciones intelectuales superiores (memoria, lenguaje, orientación, entre otras) al que se asocian problemas emocionales y de conducta. La demencia es adquirida y puede ser causada por muchas enfermedades (infecciones, tumores, otras causas); sin embargo, entre las personas adultas la causa más frecuente es la Enfermedad de Alzheimer.
Qué es la enfermedad de Alzheimer?
La EA es un trastorno neurodegenerativo (se degeneran, mueren las neuronas en el cerebro), adquirido, progresivo, crónico y que produce deterioro del funcionamiento de la persona afectada en las áreas personal, laboral, familiar, social.
La EA es la demencia más frecuente y puede durar entre 3 y 20 años a lo largo de los cuales la persona afectada se va deteriorando y también se afectan el cuidador y la familia. Antiguamente a la EA se le conocía como “demencia senil” “ateroesclerosis” “falta de lucidez”.
Su presentación es más frecuente a partir de los 65 años, después de los cuales la prevalencia aumenta; así el 30% de las personas de 80 años y mayores desarrollan la EA, es decir 1 de cada 3 personas. Aún cuando la EA se desarrolla con mayor frecuencia en la adultez mayor, existe el Alzheimer de inicio temprano, donde la presentación se da entre los 30 y 50 años de edad y usualmente se asocia a la presencia de antecedentes familiares.

Para proteger al cerebro de esta patología o bien para retrasar su aparición se recomienda:
  • Cuidar el corazón: preservar los factores de riesgo vascular como así también el colesterol, la glucemia, la hipertensión y no fumar. Los controles periódicos son de suma importancia.
  • Hacer actividad física: caminata, yoga, pilates.
  • Realizar actividades que desafíen al cerebro y lo saquen de una zona de comfort: estudiar cosas nuevas, aprender idiomas, aprender jardinería, leer más, ir más al cine, etc.
  • Mantener una actividad social y recreativa activa: esto aleja de la depresión y siempre la vida social enriquece a las personas.
  • Tener una buena alimentación: verduras, frutas, carnes blancas, legumbres, es decir, todos los componentes de la dieta mediterránea.




1 comentario: